Antropoturmix es una batidora multifunción mutante que viaja por la galaxia en misión parroquial, explorando ritos y creencias de otros mutantes
gracias por el pescado

Laicismos al desnudo y filipica empirista

Siguiendo el rastro del carisma pontificio, sigo recopilando materiales para el análisis de lo que Monica Wilson llamaba "exégesis nativa" (por cierto que esto se le atribuye a Victor Turner, pero es de Wilson), y esta vez traigo aquí tres aportaciones que permiten perfilar con más detalle la heterogeneidad interna del Imperio Laicista.

A) Por un lado tenemos el anticlericalismo ilustrado, o sea, el anticlericalismo posterior al  luterano, el que cala en España a partir de la segunda mitad del XIX con la expansión de ideas socialistas y popularización de ciertos evolucionismos. Aquí algunos de sus argumentos muy bien hilados en el video de MariBolheras Precarias.


B) De otro lado, y por recomendación del Reportero Espinar (a quien damos las gracias), tenemos un ejemplo de lo que hoy se identifica mayoritariamente como "laicismo", a secas, y que desde mi punto de vista constituye uno de los pattern culturales más interesantes de los países católicos. Como ya he comentado en otros post, los términos laico y laicismo tienen diferente significado según se tomen en sentido emic o etic, aunque a decir verdad, en los países católicos el término les ha sido expropiado a los creyentes y se suele usar más a menudo para referir un tipo muy católico de ateísmo militante, una ideología cultural que durante algún tiempo (y aún hoy en ciertos sectores sociales) se llamó "agnosticismo"... otro término cuyo significado popular no coincide con su significado técnico. Este sería una variedad antirreligiosa, más combativa con las creencias religiosas en general que el anticlericalismo mondo y lirondo. Como ejemplo, el nuevo programa de TeleK en el que politólogos diversos analizan la visita del Papa con manifiesto disgusto... 

 










C) Por último, también hay un laicismo de salón, intelectualizado, que más que militar en el ateismo o la crítica a la Iglesia milita en su propia afectación teórico-metodológica, aunque de todas formas se aprecia su laicismo. En la web de LaVie.fr encuentramos un artículo dedicado a la visita del Papa a España en el que entrevistan diferentes gentes y entre ellas un sociólogo que habla de una identidad católica que se ha roto. Sorprendentemente, el artículo señala con aparente inteligencia que los hechos (un papismo y clericalismo creciente al interior de la Iglesia) no encajan con las cifras (identidad católica fatal). Pero más me sorprendo aún cuando a continuación las cifras cobran prioridad sobre los hechos y en pleno furor de juventudes gritando a Razinger, el entrevistado afirma que estamos en una tal Tercera Oleada de invasiones extraterrestres Secularización cuyas razones hablan de la injerencia política de la religión, la moral sexual y las riquezas del clero (todo factores novedosísismos, por cierto). La variedad intelectual del laicismo se caracteriza por una terca fe en la profecía de la secularización, una fe lo bastante ciega como para pontificar sobre el cambio religioso con independencia de que los hechos obliguen (como poco) a formular otras preguntas...

Dicho esto... debo confesar que si bien el laicismo militante me resulta habitualmente superficial y tan folclórico como la Semana Santa,  lo que verdaderamente me escandaliza y flipa mil es, previsiblemente, el empirismo de salón, laico o no...

A pesar de que algunas interpretaciones del cambio religioso pueden llegar a sonar razonables a fuerza de escucharlas una y otra vez (porque después de todo la profecía secularista es parte importante de nuestra  historia colectiva) alguien debe hacer el trabajo sucio de anotar las inconsistencias recordando que los hechos no son los discursos aunque los discursos sean hechos. Respecto a las  afirmaciones que se hacían más arriba, el más  elemental trabajo de campo permite a uno fácilmente apreciar que (1) la identidad católica en España no es exactamente un "hecho cultural", ni lo ha sido antes, sino una abstracción. Concretamente el tipo de entelequia que han invocado reyes o dictadores cuando ha sido conveniente movilizar al personal en contra de una amenaza protestante, judeo-masónica, sarracena o roja que no ha formado un "campo religioso" plural nunca, y nunca ha desarrollado prácticas de adscripción específicamente católicas como en otros países... y ahora ¿se rompe? ¿el qué se rompe exactamente? (2) Que los jóvenes estén fuera de la Iglesia depende de lo que consideres estar dentro... y así en abstracto podría afirmarse lo uno y lo otro a la vista de unas juventudes católicas muy mediáticas. Y (3) las razones que los españoles aducen en las encuestas del CIS para argumentar su rechazo a la Iglesia son las mismas que llevaron a Lutero a formar la de Dios es Cristo... Hombre... yo creo que explicar el cambio religioso contemporáneo con variables que llevan presentes varios siglos es un poco... ¿ridículo? Luego me van de epistemólogos los tios... vaya tela...

5 Comentarios:

27 de noviembre de 2010, 12:49 Anónimo dijo...

Yo, que no he conseguido trascender a Durkheim (que le voy a hacer), veo desde mi colina que lo que se cuece no es ya el orden social que el Dios de los católicos le pudo dictar a San Pablo (santo donde los haya), sino el cuestionamiento del poder de los botarates que lo invocan y el posicionamiento del poder al que se arrimaran o arrimasen los habitantes empadronados en el sacrosanto estado Vaticinio o Vaticano como se diga.

Reivindicación:
Que nos dejen seguir con nuestras fiestas del calendario católico, y que no nos obliguen a darles los regalos de Navidad a nuestros hijos el día de Navidad en vez de el día de reyes.
Abajo la Organización Mundial de Comercio OMC, que llega a nuestros nietos en los catálogos de los supermercados antes de que podamos evitarlo. ¿Donde está Ratzinguer Z, aquí?, ¿De parte de quién se pone?, ¡Que le den!.
¡Vivan los reyes magos!, ¡Abajo papá Noël!
¡Arriba los de abajo!!Abajo los de arriba! ;concretamente los habitantes de Europa que introdujeron a Santa Clauss, que es una santa: masculino singular que se pasea por los almanaques de esos barbaros del norte, y que ha colonizado el ideario infantil, a traves de las campañas comerciales, en las mentes de nuestros infantiles retoños, pidiendo juguetes antes de la epoca en que estabamos dispuestos a ofrecerselos.


Ana la de la Carpetana.

30 de noviembre de 2010, 16:12 Anónimo dijo...

Fantástico. Simplemente.

30 de noviembre de 2010, 16:13 Anónimo dijo...

Era yo, perdón por el anonimato

1 de diciembre de 2010, 8:08 Anónimo dijo...

Gracias anónimo por identificarte, ahora ya estoy mas segura de quien eres. Eres: "yo".......... .
Voy a pedir cita con algún especialista.

Si compartimos cultura con los católicos es porque no podemos casarnos con nuestro padre, ni siquiera matarlo ,como en las sociedades que nunca se pudo demostrar que existieran pero que si podían matar a sus padres o casarse con ellos, o quizá primero casarse y despues matarlo; o viceversa. Ni con los laicos, ni con los ateos católicos.
Esto también que hacermelo ver, tendré que pedir cita con algún otro especialista.

Tambien compartimos otros valores que respetan el liderazgo patriarcal.

Otra cosa es la consideración que les tengamos a los "no padres", que los laicos toleran cuando epistemológicamente clasifican a estos "no padres" sublimando su infertilidad como "curas" o "monjas". Y los irreverentes, los ateos , y los relativistas toleran y conviven con ellos en estados aparentemente indefinidos; aparentemente porque enseguida se organiza un sistema de clasificaciones que permita identificar a este grupo de indefinidos sociales en otros subgrupos (solteros, singles, homosexuales, separados, divorciados, etc.), muy dificil para estados de pensamiento dicotómico (mas propios de las dictaduras), pues aportan complejidad a los analisis sociales ademas restan poder y prestigio al clero.

Ana la de la Carpetana.

7 de diciembre de 2010, 3:33 Cornejo dijo...

Jajaja... gracias por los adjetivos "yo", y a Ana por los comentarios. Que conste que... aunque soy más de los Reyes Magos, no me molesta Papá Noel ni San Niklas, ni ninguno de estos. Hay que reconocer que los Reyes Magos cobraron propiamente su significado cultural como emblemas de riqueza en climas cálidos y tradiciones comerciales mediterráneas (porque son una cuadrillita multiétnica con riquezas mercantiles), mientras que los otros son mucho más eficaces como símbolos de riqueza en climas fríos y economías de subsistencia chunga (porque son tipos entrados en carnes, con lo que eso representa en pleno invierno nórdico). Así que a mi me caen todos bien. VIVAN LOS REGALOOOOOSSSS!!!!

Publicar un comentario