Antropoturmix es una batidora multifunción mutante que viaja por la galaxia en misión parroquial, explorando ritos y creencias de otros mutantes
gracias por el pescado

Ateismo. Los derechos religiosos de los ateos.

Érase una vez un Congreso Internacional de Gestión del Pluralismo Religioso (noticia), y ahí que vamos un buen surtido de aresimanos (gentes del grupo de investigación ARESIMA) a empaparnos debidamente de las problemáticas del asunto, magníficamente tratadas por cierto. Y en medio de un colorido y plural surtido de diversidades espirituales, de debates sobre los derechos, de reivindicaciones cúlticas, de denuncias por discriminación, de reflexiones sobre la convivencia y valoraciones sobre la Ley de Libertad Religiosa y sus consecuencias... se me ocurrió plantear... ¿Cuáles son los derechos religiosos de los ateos?... A lo que Carol dijo... "¿Cómorrrll?".

Estamos acostumbrados a pensar que el ateismo es una suerte de antirreligiosidad, enemiga espontánea de las creencias religiosas, sus instituciones y sus prácticas. Sin embargo, desde un punto de vista antropológico, no hay duda de que el ateismo es un tipo de creencia religiosa, al menos porque el objeto de la creencia del ateo es Dios (su inexistencia). También en el derecho, el ateismo es una creencia idéntica a la religiosa, y puede y debe incluirse al ateismo entre las "creencias" y "convicciones" que quedan protegidas por las leyes de libertad de pensamiento y conciencia, incluso cuando estas, como en nuestro país, se llaman de "libertad religiosa". Así pues, por extravagante que suene de primeras, las siguientes preguntas no sólo son pertinentes sino incluso urgentes...

¿Cuáles son los derechos religiosos de los ateos?
¿Cómo protege y promociona el Estado sus creencias, de acuerdo a su compromiso con la promoción del pluralismo?
¿Qué reivindicaciones tiene el ateismo en cuanto a la manifestación pública de su creencia?
¿Tienen y ejercen los ateos el mismo derecho que las confesiones a acceder a espacios de culto o similar?
¿Tienen y ejercen los ateos el mismo derecho que las confesiones a la ocupación del espacio público?
¿Son discriminados los ateos por sus creencias?
¿Qué problemas surgen a los ateos en la convivencia interreligiosa?
¿Qué recursos tiene un ateo frente a una discriminación religiosa?
¿Cómo afecta a los ateos la Ley de Libertad Religiosa?


A través de estas preguntas se replantean dos cuestiones políticas fundamentales:
(1) los derechos de los ateos en virtud de sus creencias... ampliamente desconocidos para la mayoría de ellos, excepción hecha de unos pocos ateos organizados (por ejemplo, Europa Laica)
(2) el desplazamiento del ateismo antirreligioso a un nuevo marco de convivencia en la diversidad, que bien puede ser un modelo laicista, si bien se impone que el propio ateismo no sea una fuente de fundamentalismos

ALGUNOS DATOS
Según el Pew Research Centre (encuesta de 2010), la población sin afiliación religiosa en el mundo es de algo más del 16%, aunque el Pew también dice que sólo algo más del 2% se declaran ateos. Para Gallup International (2012), los que se declaran estrictamente ateos en el mundo suben al 13%, mientras que un 23% se declaran "no religiosos".  Según el Eurobarómetro (Eurostat 2005), el 18% de los europeos son indudablemente ateos (no creen ni en dioses ni en fuerzas vitales o de la naturaleza). Y el CIS (2013) registra un 16,3% de "no creyentes" en España.

Nadie duda que la mayoría de la población mundial se considera religiosa a sí misma, sin embargo, en el planeta hay prácticamente los mismos terrícolas no creyentes que católicos, por ejemplo. Y eso son muuuuchos no creyentes. Pero si nos restringimos a los ateos en el sentido más estricto, consciente y autodeclarado... existen muchos, muchos más ateos en el mundo que afiliados a grupos religiosos sumamente relevantes por razones históricas, políticas, económicas u otras. Así por ejemplo, la comunidad judía es muuuucho menos relevante demográficamente en el mundo, pero mucho más políticamente. Y si tenemos en cuenta el dato global de los no afiliados, resulta que hay el doble de terrícolas sin religión que de budistas, por ejemplo, algo más de no afiliados que de hindúes, tres veces más no afiliados que de religiones locales, y los no afiliados sólo son superados por cristianos y musulmanes en el mundo. Así que ¿dónde están los ateos en los diálogos interreligiosos en los que se alaba la convivencia y la diversidad?

ATEO, AGNÓSTICO, NO CREYENTE, NO AFILIADO, INDIFERENTE, ETC.
ateos darwinistas
ateos cientificistas
ateos en general
Uno de los problemas clásicos del ateismo es la enorme dificultad de usar este término para definir actitudes demasiado diversas sobre la creencia. Otro es la imposibilidad de poner de acuerdo a los no afiliadosque como veis en los simbolitos no hay acuerdo ni sobre eso. Y otro es que se les invita poco al diálogo interreligioso (vamos, anecdóticamente), al tiempo que los ateos por su lado participan menos todavía en los foros del sector. Pero los tres problemas tienen una patata caliente en común: la cuestión antirreligiosa.

En Europa en general, el ateismo se ha entendido como una forma de militancia anticlerical de tal suerte que todavía hoy uno puede conocer ateos viejos que atribuyen a la misa dominical un cierto poder salvífico para esa alma suya en la que no creen porque de lo que digan los curas hay que creer lo contrario. He conocido personalmente este caso, y después de entrevistarlo he ido comprobando que hay muchos más "ateos" de este estilo en España de los que a simple vista pueda parecer. Cuando uno se encuentra con este panorama, tiene la tentación de clasificar el caso como cierto agnosticismo, aunque conozco algunos agnósticos que bien podrían llamarse gnósticos y otros que más bien son humanistas, otros más típicos y más frecuentes serían "librepensadores" (que aglutina creyentes, no creyentes y agnósticos), y sólo unos pocos agnósticos y ateos (generalmente jóvenes) se pueden clasificar como "indiferentes". Al mismo tiempo, entre los "no afiliados" conozco a un jolgorio de creyentes de sus movidas que incluyen espiritistas, brujas, humanistas de la vida y el amor, ufólogos místicos, sanadores energéticos, holistas en general y todas las variedades de irreverencia religiosa, incluidos ateos, laicistas militantes y escépticos ruidosos que dos horas más tarde de conversación resulta que creen que la Gran Pirámide de Keops la hicieron unos reptilianos de Sirio (que como antropóloga ya sabrás que los Dogon recibieron el mensaje de que... bla, bla, bla). Y en este plan es imposible definir nada ni poner de acuerdo a nadie... con una excepción: lo único que los no afiliados españoles tienen en común es la desconfianza hacia la iglesia católica. Una desconfianza arraigada y visible con su propia memoria anticlerical de desencuentros, rechazos, condenas, desacuerdos y a veces heridas personales.

Desde el punto de vista confesional, lo mejor del caso del ateismo es la poco conocida historia de los budistas expulsados del Parlamento de las Religiones por ateos, y es que sigue siendo un lugar común que para ser religión tienes que creer en dioses. Con el tiempo, los budistas negociaron y llegaron a un acuerdo general según el cual para ser religión tienes que tener clero. Con más tiempo esto también se ha matizado y, ahora mismo, para ser aceptado como religión básicamente tienes que reportar alguna forma de culto y negociar hasta que te acepten aquí o allí. Pero ¿tienen los ateos un culto?

LOS DERECHOS RELIGIOSOS DE LOS ATEOS

Yo no conozco personalmente ningún culto ateo al no-dios o asunto por el estilo. Supongo que estas cosas quedaron para la historia del Positivismo y, aunque Monseñor Power-Ranger celebra no sé qué rayos del calendario de la Revolución Francesa cuando se acuerda, no le veo yo enjundia cúltica seria al tema. Así que yo diría que el ateísmo no tiene culto, y no sólo porque carezca de ritos, sino porque carece de devoción y de sacralidad. Igualmente, tampoco diría que el ateísmo es una religión, pero hay muchas formas de espiritualidad que no son fácilmente definidas como religiosas (algunas formas de mediumnidad, por ejemplo) y eso no las deja sin derecho a la libertad de creencias. Algunos ateos prefieren hablar de "convicción" antes que de creencia (personalmente prefiero "creencia" por razones técnicas y políticas), pero sea como sea, los ateos comparten con los creyentes derechos fundamentales de pensamiento y expresión. Más o menos nos podemos imaginar lo que éstos incluyen, sin embargo, también hay algunos poco practicados como los de: 
  • Enseñar el ateismo y recibir garantía del Estado de que los hijos de los ateos reciban la educación religiosa y moral de acuerdo con sus convicciones (1966, Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, Artículo 18).
  • Observar  días de descanso y celebrar festividades de conformidad a los preceptos de su convicción (1981, Declaración sobre la Eliminación de todas las Formas de Intolerancia y Discriminación fundadas en la Religión o las Convicciones, Artículo 6)
Puesto que en nuestro país el ateismo tiene una tradición anticlerical significativa, numerosas expresiones de la fe atea han incluido la expresión de opiniones críticas con la Iglesia Católica. En los últimos tiempos, la Iglesia viene arguyendo su derecho a la creencia contra sus críticos e incluso ha denunciado determinadas manifestaciones en su contra basándose en la protección de la libertad religiosa que el Código Penal español admite (pues en contra de la legislación internacional, nuestro código penal incluye delitos como la "ofensa de los sentimientos religiosos", Art. 524). Ejemplos de este estilo son el capillazo de Somosaguas o el video del Cristo cocinado de Javier Krahe. De todas formas, esta tendencia de grupos católicos a abusar de la libertad de creencias va más allá del ateismo, como demuestra la muy insólita denuncia contra el entonces subdelegado de  Gobierno de Madrid por cerrar el paso a la basílica del Valle de los Caídos estando en obras, que ya es para mear y no echar gota. Hoy por hoy, el entonces subdelegado es justamente Subdirector de Relaciones con las Confesiones y él mismo nos dijo en su reunión con el Aresima (donde ya hemos creado un club de fans de Ricardo García) que en nuestro país no existía ninguna condena por el artículo 524. Pese a lo cual, el Sindicato Manos Limpias y el Centro Jurídico Tomás Moro no dejan de abusar del derecho que protege la libertad religiosa de unos, usándolo para perseguir al resto. Frente a esto, quisiera recordar que los ateos de tradición anticlerical siguen teniendo derecho a manifestar sus creencias al amparo de la legislación internacional (ya que la nacional es asín), y como reza en el Informe de la Relatora Especial sobre la Libertad de Creencias, A/HRC/2/3 20 de septiembre de 2006, Ashma Jahangir: 
  • 36. Como tal, el derecho a la libertad de religión o de creencias, consagrado en las normas jurídicas internacionales pertinentes, no incluye el derecho a tener una religión o unas creencias que no puedan criticarse ni ridiculizarse. Además, las obligaciones internas que puedan existir en una comunidad religiosa conforme a la fe de sus miembros (por ejemplo, la prohibición de representar figuras  religiosas) no constituyen en sí obligaciones vinculantes de aplicación general, y por consiguiente no son aplicables a las personas que no son miembros de esa comunidad o grupo religioso particular a menos que su contenido corresponda a los derechos protegidos por las normas de derechos humanos.
  • 37. El derecho a la libertad de expresión se puede restringir legítimamente en los casos de apología que constituya incitación a la violencia o la discriminación contra las personas por motivos de religión. La difamación de religiones puede ofender a las personas y herir sus sentimientos religiosos, pero no entraña necesariamente, o por lo menos de forma directa, una violación de sus derechos, en particular de su derecho a la libertad de religión. La libertad de religión confiere fundamentalmente el derecho a actuar conforme a la propia religión, pero no otorga a los creyentes el derecho a que su religión quede al abrigo de todo comentario negativo.
Y sea como sea, ese código penal que según parece están cambiando, también puede y debe usarse para defender los sentimientos religiosos del ateo y el no creyente, también numerosas veces ridiculizado y discriminado de muchas formas. Para eso, recuerdo que el código penal también dice que serán castigados:
Artículo 510: 1. Los que provocaren a la discriminación, al odio o a la violencia contra grupos o asociaciones, por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias...

2. Serán castigados con la misma pena los que, con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad, difundieren informaciones injuriosas sobre grupos o asociaciones en relación a su ideología, religión o creencias...
Artículo 525: 1. Incurrirán en la pena de multa de ocho a doce meses los que, para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen, también públicamente, a quienes los profesan o practican.

2. En las mismas penas incurrirán los que hagan públicamente escarnio, de palabra o por escrito, de quienes no profesan religión o creencia alguna.
Que las leyes religiosas protegen a los ateos también es algo aceptado en la Ley 7/1980 que sigue vigente en nuestro país. Quizá a uno no se le ocurra consultar una ley de libertad religiosa para defenderse de una discriminación por ateo, pero es justamente lo más apropiado, puesto que es la normativa estatal que garantiza la inmunidad de coacción por motivo de creencias.En particular, si usted es ateo debe saber que la Constitución garantiza su derecho a:
  • Creer en lo que te dé la gana o en nada
  • Cambiar tus creencias cuando te parezca
  • Manifestar tus convicciones o abstenerte de manifestarlas
  • Conmemorar tus fiestas
  • Celebrar el rito matrimonial que te dé la gana, o ninguno
  • Recibir sepultura digna sin discriminación 
  • No ser obligado a participar en culto alguno
  • No ser obligado a recibir asistencia religiosa contraria a tus convicciones
  • Recibir e impartir enseñanza conforme a tus creencias
  • "Elegir para sí y para los menores no emancipados e incapacitados, baso su dependencia, DENTRO y fuera del ámbito escolar, la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones"
  • Reunirse, manifestarse, asociarse, etc.
Confieso que algunos de estos derechos me parecen mal traídos, otros sabemos que se incumplen sistemáticamente por parte de las administraciones, y otros son para denunciar hasta la propia Constitución que se niega a sí misma y expulsar a la Monarquía, por ejemplo. Confieso que, de todos, el que no me cuadra ni para ateos ni para nadie es el de la escuela... porque es falso de facto, porque es excesivo de iure, y porque es imposible hacerlo realidad y por tanto es una tomadura de pelo. No obstante, a lo que voy, es a que estos mismos derechos asisten a los "no religiosos" tanto como a los religiosos.

Por último, dije antes que me parecía relevante asumir el ateísmo como un tipo de creencia religiosa por razones técnicas y políticas. Algunas se han ido desvelando, pero queda la cuestión de si las convicciones no religiosas pueden ser religiosas en algún sentido. En España, el indefinido ámbito de lo religioso se ha quedado atado jurídicamente a lo que se conoce como "entidades religiosas", de manera que si usted como ateo desea ejercer plenamente sus derechos a la libertad de creencias está siendo obligado por el propio Estado a saltarse sus derechos de varias formas: (1) declarando sus convicciones y (2) viéndose obligado a asociarse en una forma que el Estado (el Registro de Entidades Religiosas) reconozca como "religiosa" aunque usted aborrezca la etiqueta. Y ello porque la Ley 7/1980 dice que: "El Estado, teniendo en cuenta las creencias religiosas existentes en la sociedad española, establecerá, en su caso, Acuerdos o Convenios de cooperación con las Iglesias, Confesiones y Comunidades religiosas inscritas en el Registro que por su ámbito y número de creyentes hayan alcanzado notorio arraigo en España. En todo caso, estos Acuerdos se aprobarán por Ley de las Cortes Generales" (Art.7)

De este modo, si como ateo alguien espera la "aplicación real y efectiva de estos derechos" y por ende, que los poderes públicos adopten "las medidas necesarias para facilitar la asistencia religiosa en los establecimientos públicos, militares, hospitalarios, asistenciales, penitenciarios y otros bajo su dependencia, así como la formación religiosa en centros docentes públicos", los ateos deberán inscribirse primero como Entidad Religiosa, saltarse unos cuantos de sus propios derechos, y esperar que en el Registro les digan si sus convicciones son dignas o no de tal nombre... aunque ya me gustaría saber cómo podrían negar el notorio arraigo al ateismo en España, jejeje...

Evidentemente, el derecho a la libertad de creencias y convicciones en nuestro país está condenado a lo que se llama el derecho pacticio, o sea, a los convenios con entidades registradas como religiosas. Y por eso me parece apropiado reivindicar el ateismo y sus modalidades como asunto religioso, ya que justamente esta política de acción (y no el laicismo mondo y lirondo) es la que podría traernos una sana reflexión sobre una libertad de creencias efectiva y justa, en la que todos los ciudadanos quepan.
Dedicamos este post a Carol, por acompañarme en esta reflexión, y a Monseñor Power Ranger por lo mismo y porque es nuestro ateo favorito de todos los tiempos y galaxias. 

Recursos sobre ateismo:

Sindioses.org, el blog más concurrido en español
Laicismo.org, el portal más completo en español, que aglutina a Europa Laica y el Observatorio del Laicismo.
Simbolos del ateismo aquí
Red de blogs ateos aquí
Alianza Atea Internacional "por un mundo secular"(en inglés)
Recursos sobre ateismo http://www.atheismresource.com (en inglés)
Blog Nonreligion and Secularity http://blog.nsrn.net


20 Comentarios:

9 de febrero de 2014, 11:44 Anónimo dijo...

Quizá del comportamiento estadistico de muchos ateos pueda inferirse, que no les importa un figo ser considerados como grupo; es más que no quisieran ser un grupo identitario de ninguna clase, ni siquiera en un "contradios". Es una forma de interpretarse a uno mismo,...,como otra cualquiera.

La huida de una identidad, mas o menos concreta es una forma de vivir de muchos ciudadanos con el bonobus en regla.

Ana la de la Carpetana

10 de febrero de 2014, 4:15 cornix dijo...

Sí, ahí le has dado Ana, se viene planteando el derecho religioso como un asunto de identidades en vez de ciudadanía, o en el mejor de los casos, de lobby, y no de derechos individuales...

12 de febrero de 2014, 8:17 Anónimo dijo...

Es el derecho al: "NO": No querer ser identificado con.... ; No querer pertenecer a..... ; No querer parecerme a..... .

A los ateos siempre se les ha pedido que justifiquen la inexistencia de Dios....me rio (de Janeiro). Es como si a los trobriandeses les hicieran votar "libremente" sobre el sastre donde el Papa de Roma debe confeccionarse las casullas.

Es otro orden de dimensiones donde se cuecen según que, determinados razonamientos (humanos).

Ana ala de la Carpetana

12 de febrero de 2014, 8:34 Anónimo dijo...

Pero también es cierto que puede haber ateos sorianos, o ateos del indauchu club, o incluso ateos que se reivindiquen como desauciados por las hipotecas.

Lo cierto es que hay identidades mas apremiantes que la del propio ateismo.

El ateismo liga (religare) poco, en lo concerniente a identidad y sus rituales. Es que el ateismo no genera ninguna gana de hacer rituales en común, como merendar juntos, o consumir algún producto (la zurra) juntos.

La junteidad y el ateismo....mal...mal. Es por que lo que seguir pensando....y analizando....y triangulando,,,,,y... .

Ana la de la Carpetana.




14 de febrero de 2014, 9:35 Anónimo dijo...

Creo que la mayor aspiración de un ateo (1) es contestar personalmente a las preguntas de un religioso; sobre su no asunción del valor simbólico de tanto cristo y tanta virgen y tanto Yahve... y ...tanto paquí y pallá .
Lo que contesten otros ateos no es asunto que interese al ateo (1).

Pero es que también puede ser que haya ateos que necesiten de una identidad grupal...yo no conozco a ninguno hoy....pero quien sabe.


Es que los seres humanos tenémos inquietudes, que como si se disparasen en ráfagas, como los perdigonazos, nos propelen a tener, a aceptar construcciones culturales según contextos ...o modas...o planes educativos......o incluso necesidades adaptativas puramente biológicas.

Ana la de la Carpetana



16 de febrero de 2014, 4:05 Anónimo dijo...

En una escala de indentidades, el ateismo es lo que tal vez genere menos ligazones (menos relígare = menos religión).

Aunque las personas que se confiesen ateas sean de un sindicato o incluso de una comisión fallera; yo ya no me atrevería a pensar que son cofrades de algún paso.

Ana la de la Carpetana

16 de febrero de 2014, 5:47 Anónimo dijo...

En ocasiones se me ha preguntado por mi religiosidad....y...sinceramente he ido construyendo respuestas en función de estas ocasiones.

Si expreso mi "no religiosidad"; enseguida me preguntan, afirmando: ah! tu debes ser agnóstica, ¿no?. Y yo intuyo que no me ven cara de defender la inexistencia de Dios. Debo llevar todavía las amapolas pegadas detras de las orejas.
Si me manifiesto francamente ....: "yo soy atea"...me siento mal. Pues entiendo que Dios existe en todas las relaciones sociales que me rodean, en lo que está bien, en lo que está ..."como Dios manda", en lo que está mal.
Es como una construcción ¿"jural", se dice?. Y no solo eso sino que yo no puedo contestar a toda la sarta de incongruencias que se atribuyen a las divinidades.

Yo solo sé que a pesar de "lo poco que Dios se me ha dejao ver"...lo mucho que reluce en el trasfondo de las estructuras sociales, de las relaciones sociales, en fin....de la construcción de lo social.

Ana la de la Carpetana

17 de febrero de 2014, 11:11 Anónimo dijo...

Lo único malo de ser atéa, es que mis familiares no son ateos, aunque tampoco crean en Dios; pero ¡eah! mis familiares se creen creyentes, y no van a saber como desacerse de mí, cuando me muera.

La muerte se ha Taylorizado para los creyentes: con rituales más o menos evolucionados. Los entierros, las cremaciones, el esparcimiento de las cenizas.....

Pero si yo donara mi cuerpo a la facultad de medicina, mi familia se ahorraría un montón de pelas; es más hasta hace poco te pagaban por que te dejaras sumerjir en formol; bueno, ahora con la crisis creo que han cambiado algunas cosas.

Pero se que a mis familiares les crearía un cierto desasosiego...y yo que no tendré nada que decir para ayudarles, ....,con lo que a mí me tiraba la tuna de medicina....si,si,...la de los clavelitos....dónde mejor para ir a dar con mis huesos.

Ana la de la Carpetana

18 de febrero de 2014, 9:00 cornix dijo...

Ana, Ana, está el debate disparado!! Hemos tocado en hueso!!!

19 de febrero de 2014, 6:26 Anónimo dijo...

Creo que la huida de un sentimiento identitario, tiene algunos puntos en común con los sentimientos de religiosidad individual, de espiritualidad, eso, algunas reflexiones, algunos gestos, algunas similitudes. No obstante, existen cruzados del ateismo, que estarían dispuestos a asociarse, pagar cuotas y es posible que hasta algun atabiliario miembro, proponga algún distintivo externo.

Ana la de la Carpetana.

9 de marzo de 2014, 11:23 Anónimo dijo...

Lo único que haría visibilizar un sentimiento identitario del ateismo sería, que fuera prohibido, o perseguido, o estigmatizado desde algún típo de razonamiento ........ o sea, que apareciera una "otredad".(alteridad) que pusiera blanco sobre negro: lo que es y lo que no es.

Vamos que a los ateos, solo les han faltado unos buenos oponentes, para construirse como grupo, secta o club. Aunque si nos vamos al siglo XVIII...los jacobinos....tal vez, fuera un intento,...pero sí,..., les faltaron construcciones ideológicas, les sobraron guillotinas....y mira acabaron pariendo la declaración universal de los derechos del ciudadano aunque copiada (perdón, inspirada en) en la declaración de independencia de los EEUU.

Ana la de la Carpetana.

29 de marzo de 2014, 10:45 Anónimo dijo...

Quizá el hecho religioso funcione para cualquier identidad sociogrupal pero para los ateos este razonamiento cojéa un poco, porque: los ateos no son una identidad en sí, sino una anti-identidad.
Al menos la sensación que dan es la huida de una identidad. La no comunión con el simbolismo, la negación de las torrijas.

Ana la de la Carpetana

14 de abril de 2014, 11:34 Anónimo dijo...

Quizá los ateos son las personas (no me atrevo a llamarlos colectivo), que menos se sientan discriminados religiosamente.

El acceso a los espacios de culto, ha sido en ocasiones una provocaciòn mas que una reivindicación.

El acceso a los espacios públicos los reivindican los ateos en las alcaldías...y en realidad a veces es más una contestación a la ocupación/usurpación religiosa de los citados espacios públicos que una necesidad de visibilizar ninguna identidad.

Sí, los ateos conocidos, son como los veganos: constantemente en el mundo actual, en occidente, en nuestras civilizaciones hipersuperdemocráticas se les pregunta si pueden respirar el mismo aire que ayer respiraban el Papa y sus acólitos en la plaza de Cibeles tras la JMJ, o si les produce espasmos, o algo como......la alergia.....¡anda que!.... .

La discriminación de los ateos por sus creencias en según que contextos es un halago, una suerte de que no lo inviten a uno a novenas o procesiones.
...eso si, se pierden las torrijas, la zurra y otras ceremonias sociales mediadas por lo religioso, que no son "moco de pavo".

En la convivencia interreligiosa...cuando se llega a las formas elementales e implicitas en los comportamientos e interrelaciones sociales, los ateos se comunican mejor, bastante mejor que en las devociones mediadas por simbolos del más allá.

Los ateos frente a cualquier discriminación religiosa...hacen como en el mús (¡ojo! otro dominio cargado de signos) o cierran los dos ojos a la vez...o suben las dos cejas...también a la vez.

A los ateos la Ley de Libertad Religiosa, les aporta la posibilidad de que sus interlocutores de toda la vida, por fin, relativicen algo respecto a sus posturas....aunque....están tan lejos....tan lejos...tan lejos.


Y eso que no hemos entrado en los ateos que creen en una mas o menos cósmica fraternidad universal: a) simplemente ateos, b) masones, c) francmasones, d) masones religiosos,....etc. ....etc. .

En fin .....

Ana la de la Carpetana

22 de abril de 2014, 7:36 Anónimo dijo...

No crean vuesas mercedes.... (aquí mercedes es con minúscula), que la que suscribe es atea todo el rato; vamos que a ratos sí....a ratos no.... a ratos no sabe no contesta. Pero es que a veces Dios aparece en unas contextualizaciones, que el que no crea , es que no tiene "corasón".... .Yo entre los quince y los veinticinco, me los pasé creyendo intensamente pero de este estilo.



"Hoy la tierra y los cielos me sonríen,
hoy llega al fondo de mi alma el sol,
hoy la he visto..., la he visto y me ha mirado...,
¡hoy creo en Dios!"
G.A.B.

Y sí....esta es la forma de creer en Dios que más he practicado..... siempre mirando al techo....diez años mirando los techos....tal vez mas.

Ana la de la Carpetana.

9 de mayo de 2014, 9:43 Ana la de la Carpetana dijo...

¿Qué ateo querría tener derechos religiosos?....

Es que no,...no...,....no,...

Yo creo, (mejor) yo pienso, yo opino....que a los ateos, los tienen pillaos en el lenguaje ....con el contralenguaje.

Es como si invitaran a los europeos (cajeros del carrefour con o sin instrucción antopológica) a opinar sobre cuantas plumas debe llevar el jefe tribal para tomar posesión de su jefatura; o a un trobriandes a decidir sobre qué sastre debe confeccionarle las casullas al sumo pontifice de la cristiandad.


Es que estamos en otro orden de dimensiones.

Ana la de la Carpetana

12 de mayo de 2014, 10:07 Ana la de la Carpetana dijo...

Aun así algunos ateos, creen en un orden, en una estructura social o en unas formas más o menos definidas de kaos evolucionista.

Los habrá filántropos, los habrá neocon (¡ah!, que asco...neocon).

La construcción ideológica del orden de la estructura social es: a) quien enseña y quien aprende, b) quien manda y quien obedece, c) quien detenta el hegemón y quien la subalternidad, d) quien permanece en el clan y quien es segregado.

Y así todo el rato

Ana la de la Carpetana.

12 de mayo de 2014, 10:08 Ana la de la Carpetana dijo...

Ya me sale el membrete en azulito y al principio...

....como a los blancos.

Ana la de la Carpetana.

26 de junio de 2014, 10:10 Ana la de la Carpetana dijo...

El ateismo como la espiritualidad individual o la percepción de contacto con la divinidad se gozan o se sufren en silencio o acaso se hacen confesiones "sotovocce" en pequeños círculos (redes sociales); son como las hemorroides.
No vienen a generar grandes colectivos identitarios (tal vez ni ni medianos , ni tampoco pequeños), no están construidos sobre un armazón de moralidades y valores que emanen de una estructura social mas o menos jerarquizada.

Se puede participar en un festejo de identidad patrio como el día de la hispanidad y ¿no servirse del estandarte de "la Pilarica"?.
Quien es la "Pilarica"..a) un símbolo religioso, b) un símbolo identitario, c) un mito religioso, d) una reivindicacion politeista mediante una advocación identitaria que escapa del blandismo, amable y totalitario jesucristismo....pero que huyendo del politeismo: metemos una diosa emparentada con el hijo de Dios mediante lazos consanguineos...vamos su madre....La Pilarica es la madre de Dios (el dios hijo,...si,...pero Dios al fín y al cabo) entonces....¿Quien manda mas...la madre o el hijo?.

Si la madre dice que:


La virgen del Pilar diceeee ♪ ♪♫
que no quiere ser francesaaaaa ♪♫♪♫
que quiere ser capitanaa ♪♫
de la tropaa
Aragonesaa. ♪ ♪♫♫♪♫

Lo que yo creo es que la conciencia de ciudadanía, está lastrada, por sentimientos, vínculos sentimentales, moralidades y reciprocidades que lastran el libre albedrío de los individuos enculturados entre biberón y biberón (o entre teta y teta) a mayor gloria de la preservación de la estructura social.

Ana la de la Carpetana.

24 de septiembre de 2014, 12:04 Ana la de la Carpetana dijo...

Es curioso lo que dan de sí las tertulias, en la última a la que asistí, se hablo de este foro,....., que sí,....,que no era el café Gijón, ....,que era un "100 montaditos": pero que tertulia era una tertulia, ya te lo digo yo.

Ana la de la Carpetana.

27 de septiembre de 2014, 6:01 Anónimo dijo...

La emoción y la construcción de los espacios.
El diseño de una actividad como la beatificación de un preeminente (monseñor Alvaro Portillo por poner un ejemplo), conlleva la búsqueda de un escenario idoneo, en eso en Paris se pueden ver los grandes paseos, explanadas, avenidas y Campos de Marte que la edad de los Imperios decimonónicos nos legó; y que estos a su vez habían recreado desde las idealizaciones de otros imperios de la antigüedad. Los Campos de Marte en Roma eran poco más de dos solares con cardos junto al Tiber.

Pero Napoleón III/Haussman o Speer el arquitecto de Hitler: idearon grandes espacios con tribunas elevadas y lejanas que nos permitieran comprender espacialmente la dinámica del poder. Los poderosos (pocos): en tribunas por encima y alejados de lo humano (o sea arriba). Los humanos numerosos o muy numerosos (muchos), agrupados y ordenados bajo la mirada de los poderosos (o sea abajo). El orden epistemológico del arriba y del abajo, tan dicotómico él, está a su vez urdido con otros sistemas clasificatorios como: lo selecto arriba, lo común abajo; el hegemón arriba y separado, la subalternidad abajo junta y ordenada. El que dicta arriba y el que obedece abajo. El padre manda, el hijo obedece,...., sobre todo porque al principio el hijo es más bajito y luego ya es demasiado tarde, por que para cuando puede contestar, no sabe como hacerlo (está enculturado), ya no puede llorar hasta quebrarle los tímpanos a su padre, ni cagarse encima para que lo limpien. Encima los mitos, refuerzan la necesidad de aguantarse con el sitio que nos ha tocado (Abraham/Isaac, Edipo, etc...).

Los espacios construidos a tal fín, están dotados de gran performatividad, tienen capacidad de concitar emociones y construcciones ordenadas del supuesto orden cósmico. En la antiguedad los altares, las tribunas, los puentes (con sus pontífices) y cantidad de otras construcciones fueron los pilares donde lo singular se separaba de lo común. Pero los imperios de la antigüedad los utilizaron y lo agrandaron, los imperios decimonónicos, los idealizaron y ya en Holliwood...te cagas lorito.

Pero los que están abajo también controlan a los que están abajo, esto es primordial. Sentirse dentro de un orden, de una identidad (aunque sea una identidad subalterna) y comprobar que todos la cumplen es imprescindible para que exista aceptación de estos sistemas ordenados.

Los teatros, por eso quizá tantas veces fueron malditos y prohibidos y maléficos y más cosas malas si las hubiera; por que la tribuna está abajo, la grada de los comunes está arriba. Son espacios "invertidos".

Aunque ahora los arquitectos, desde el Concilio Vaticano Segundo concretamente, construyen espacios religiosos invertidos.

En fín creo que a monseñor Alvaro Portillo lo han canonizado en un Campo de Marte invertido.

No sé donde vamos a acabar.

Ana la de la Carpetana.

Publicar un comentario en la entrada