Antropoturmix es una batidora multifunción mutante que viaja por la galaxia en misión parroquial, explorando ritos y creencias de otros mutantes
gracias por el pescado

Un rito es un rito: felicidades a los iniciados.

De vez en cuando algún insensato suele decir eso de que los tribunales académicos no son más que un "mero ritual". ¡JUA! Y a menudo, la contagiosa imprudencia de semejante afirmación se esparce por el ánimo intranquilo de los iniciandos con el desatinado propósito de aliviar la tensión de los días anteriores al rito. Pero un rito es un rito, amigos. Da igual si crees o no en el entramado ideológico que lo legitima. El rito hay que pasarlo. Y los ritos de paso tienen por significado y función preparar al iniciando para una nueva etapa de su vida. Así que un tribunal académico no es un "mero trámite", sino un rito de paso con toda su parafernalia emotiva de acojonante liminaridad, desorientación y sentimiento de estar perdido o no ser bastante bueno, pruebas que te obligan a enfrentarte con tus limitaciones personales, y una reintegración final en la que te dan la nota y te tomas unas cañas porque al fin terminaste con eso.

Así que hace unos días celebramos una de esas sesiones de rito de paso en la que por primera vez no se trató a las estudiantes como a estudiantes, sino como investigadoras profesionales, de tú a tú, de igual a igual, comentando sus trabajos de investigación con la misma soltura con la que analizamos y valoramos los trabajos de los antropólogos consagrados, o sea, con el respeto que se le debe a los colegas, pero sin el afecto condescendiente que se le tiene a los alumnos de los que, después de todo una se siente orgullosa.

Como después de todo es falso que seamos iguales (un rito es un rito también porque tiene algo de simulacro), desde mi silla se podían observaban los caretos de odio y furia asesina que los iniciandos iban poniendo a medida que el tribunal hacía observaciones pejigueras sobre las investigaciones, jejeje... En efecto, tratar a los estudiantes como investigadores profesionales tiene algo de desproporcionado. Y sin embargo, es la única forma de que cada uno de los investigadores se conviertan en investigadores: sabiendo cuál es el nivel real de sus trabajos en el mundillo real de la profesión, conociendo cómo un evaluador sin simpatía personal puede juzgar esos trabajos (por ejemplo para una publicación científica), y aprendiendo lo que a cada uno le cuesta soportar que le digan (por ejemplo en un congreso), todo lo cual no sólo contribuye a conocer el propio nivel académico sino también la relación emocional que uno tiene consigo mismo a través de la exploración de ideas propias y del esfuerzo de investigar. 

Y por fin pasado el rito, doy mi enhorabuena a las investigadoras. Hemos leído trabajos estupendos, lo bastante interesantes como para que sigamos discutiendo de ellos, con buena calidad de ideas y propuestas en las que se aprecia la diferencia de profundidad y complejidad respecto a hace tan sólo unos meses. Así que ¡¡felicidades a Carolina, Vanesa, Adriana, Ana, Laura, Dolores y Virginia!!

No obstante, si alguien les vuelve a decir que un tribunal, una evaluación de una revista científica, una ponencia en un congreso, una simple clase o cualquier otra circunstancia en la que ustedes expongan sus trabajos al público es un "mero" algo... no se lo crean. Eso no significa que les vayan a machacar, pero sí significa que al escenario hay que salir a dar lo mejor. Así que nada de lloriqueos ni de echar balones fuera, que la música no se toca sola. Su talento está demostrado, así que ¡a trabajar!

Aquí dejo un video de Maynard Ferguson con sus alumnos, muy propio para subir los ánimos y venirse arriba.


7 Comentarios:

21 de septiembre de 2010, 15:50 Anónimo dijo...

Vaya subidera que se traen, eh? jeje. LFBdG.

22 de septiembre de 2010, 14:32 Mónica dijo...

Espero que te haya gustado el Miyashiro

23 de septiembre de 2010, 7:01 Anónimo dijo...

Claro que me gustó, aunque me gusta mucho más como escribes. LFBdG

28 de septiembre de 2010, 6:39 Cornejo dijo...

Graciassssss... :)

3 de noviembre de 2010, 13:51 Anónimo dijo...

esto es la ..tia

4 de noviembre de 2010, 8:00 Anónimo dijo...

Si, si,...,un mero ritual, como todos los meros rituales, se pasa por ellos y...si los aceptas "estás en el rollo", "saltas de adscripción",etc.. Si no los aceptas y no pasas por ellos "estas solo"..."eres raro", ó "eres peligroso" , si no te los crees, pero los aceptas, te aniquilan, vives como si te hubieras tragado un sapo.

Soy Ana la de la carpetana

24 de noviembre de 2010, 15:02 Vir dijo...

No había visto esta entrada! Muchas gracias! Ahora me encuentro decidiendo cuándo se producirá mi próximo rito de paso académico, que sea pronto... ¿hay algún dios/Dios de los antropólogos?
Saludos!

Publicar un comentario