Antropoturmix es una batidora multifunción mutante que viaja por la galaxia en misión parroquial, explorando ritos y creencias de otros mutantes
gracias por el pescado

Tele-Tribu y la Antropología

Desde Perdidos en la Tribu hasta la última temporada de Pekin Express han pasado años, y a la luz de los datos de audiencia, puede decirse que el éxito de Pseudo-Antropologia Show ha sido, es y será por el momento. Del estreno de Perdidos en la Tribu recuerdo tres cosas. Primero, el estupor incrédulo de los colegas ante el programa. Segundo, la ausencia de voces críticas (exceptuando la de Elisenda Ardévol y la mía propia, ambas en blogs). Y tercero, el comentario de un colega en mi blog conminándome a guardar silencio para no dar pábulo a estas cosas y alimentar su hambre de escándalo y audiencia.

Lo pensé. He de decir que por un momento me sentí mal por contribuir, si quiera con la crítica, a la consagración de Tele-Tribu. Pero el tiempo ha pasado y el formato reality-game exótico se ha establecido sin más. Así que ahora no tengo dudas respecto a la posible contradicción que podría suponer cagarse en Tele-Tribu porque la televisión está bastante lejos de recibir influencia alguna de las voces de unos pocos antropólogos, demasiado desconocidos aún y demasiado prudentes para ciertas cosas.

Mientras tanto el tiempo pasaba, en los foros profesionales de la Antropología se ha blasfemado discutido bastante sobre la necesidad de hacer oir la voz de la Antropología a propósito de algunos temas de actualidad, e incluso de las posibilidades de lanzar un "periodismo antropológico" al estilo del Antrhopology News, aunque esto merece un post aparte. La cuestión es que los temas que se proponían todo el tiempo eran extraordinariamente intrincados y serios. Esto es, la clase de temas que no son Tele-Tribu y la fenomenología del exotismo televisado, si bien es cierto que la Pseudo-Antropología Show tiene más seguidores (muchos más) que el supuesto escándalo de los antropólogos incrustados en Afganistán.

Buscando el rastro de esos años que han ido pasando en afónica opinión, he hallado en Internet que no sólo los antropólogos profesionales no opinan sobre banalidades semejantes (o si lo hacen no es visible así que si alguien encuentra algo, por favor envíenme el link que estoy deseosa de recoger toda la información posible), sino que he encontrado a un pobre audaz, uno sólo, al que han vituperado aunque no mucho porque no le importa una mierda a nadie. Esto lo he encontrado en un foro sobre Perdidos en la Tribu (en http://blogs.20minutos.es/reality-blog-show/2009/05/11/las-tribus-castigan-las-familias-espaaaolas-infiltradas-en), donde un alma cándida regaña a los comentaristas por reirse de los Himbas y dice que esto es etnocéntrico.  
  • Eva le contesta que de etnocéntrico nada, que es un programa "muy abierto". 
  • Para un antropólogo contesta que es un pedante y "¿no crees que los himba también sufren de etnocentrismo? ¿crees que necesitan estudiar antropología como tu? o les dejamos vivir en su incultiura"
  • Otro para "un antropólogo" le llama remilgado y nos deja una perla para no perdérsela: "Me extraña que como antropologo no te guste un programa, que, sin negar que esté manipulado tendiendo al sensacionalismo, es muy ilustrativo con respecto al estudio de determinados aspectos, como, por ejemplo, el hecho de que los himba no entiendan lo que un mapa es una representación de algo intangible por inabarcable, no es ignorancia, es que carecen de los mecanismos necesarios para hacer dichas representaciones en su cabeza, lo que demuestra que son meramente culturales."
El resto del foro es, en su mayoría, un repertorio de exabruptos evolucionistas. Algunos románticos y otros ridiculizantes. Pero sea como sea, la Pseudo-Antropologia Show va a continuar y la mayor parte de las críticas que recibe son precisamente porque el show va flojo de esperpento una vez que el exotismo ya se ha consumido lo bastante (http://criticoenserio.blogspot.com/2010/10/pekin-express-la-ruta-del-dragon-610.html). En este caso se trata de Pekin Express, del que recientemente me han dicho que es una hermosa forma de mostrar al mundo cómo la gente ayuda a los demás sin pedir nada a cambio...

Mientras intento evitar un colapso nervioso al recordar esto, confieso que la generalización de estas opiniones hace que pierda la vergüenza de caer en contradicciones éticas para opinar, blasfema y claramente, que Tele-Tribu me parece una obscenidad moral que ensalza la explotación y el abuso a escala planetaria desde un romanticismo colonial deliberadamente miope y egocéntrico. Y sí, opinar de la guerra y las cosas serias es importante, pero esto es el pan nuestro de cada día...o sea, la cultura.

Concerned Anthropologists 

SavageMinds - Why is there no Anthropology Journalism?

9 Comentarios:

11 de diciembre de 2010, 2:33 Anónimo dijo...

Solo he leido los dos primeros epígrafes, pero si hay que cagarse en Tele Tribu,...,contad con mi mierda.

Ana la de la Carpetana

11 de diciembre de 2010, 4:15 Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo en hacer un analisis de los grupos culturalmente "salientes" en la cultura occidental que deciden inmersionarse en las culturas "mal llamadas primitivas" (en algún momento de la historía habría que ponerles un nombre mas corto, se me ocurren mil: protoculturas, etnoculturas; en fin algo que no les peyorice pero que no obligue a llamarles "culturas mal llamadas primitivas"). Es que esto nos vincula a ellas como en una situación evolucionada; es como maltratar a la bisabuela de uno, o peor aun hacerla de menos.
"¡Vamos abueli,..., que eso es de otra parte de la historia!".

Esto es una frase que tiene pretensiones de desorientar,..... ¿o, no? .

¿Que bonito retratarse televisivamente, con la condescendencia que da en la cámara la cultura occidental hacia el resto de las culturas mundiales!

11 de diciembre de 2010, 4:17 Anónimo dijo...

La anterior soy "yo" como siempre La Carpetana.

Ana la de la Carpetana.

11 de diciembre de 2010, 4:33 Anónimo dijo...

Los grupos culturalmente salientes no son los académicamente salientes,....,los universitariamente salientes,..., son los socialmente salientes,..., los televisivamente salientes,....,....,....,....,¡eso!.


Ana la de la Carpetana.

13 de diciembre de 2010, 11:09 Cornejo dijo...

pues no me mola lo de pensar en una categoría general con la que llamar a un grupo de gentes que no se parecen tanto entre sí como pretende la cadena Cuatro...
¿Por qué no llamamos a la gente por sus nombres, que para eso los tienen? Es una propuesta para el respeto comunicativo intercultural.

17 de diciembre de 2010, 7:21 Anónimo dijo...

Totalmente "de acuerdo", "bien sûr", "of course", "gewiss", "certo",....,que cada individuo se defina con el nombre del grupo social con el que se identifica: samis, inuit, pueblo, naa, hopi o navajos o "de vallekas".

Yo, hay veces que preferiría no identificarme con la especie en la que me han clasificado.
Pero esto es algo que no tiene importancia.

Pero cuando los mercados y las audiencias entran en temas concretos, asumamos que los modifican. Tambien los evangelizadores los modifican, pero es que iban a modificarlos; pero los de tele-tribu solo quieren vender coches, compresas o detergentes en los descansos de publicidad.

La carpetana nuevamente.

21 de diciembre de 2010, 8:57 Anónimo dijo...

En fin: FELIZ NAVIDAD, querida comunidad de antropotúrmicos, o de tuperwaricos-antropoturmicos. Liminalicemosnos en estos momentos tan,tan emocionalmente ............ ¡Jo,que cursi! antropocognitivoturperwariturmicos.

Ana la de la Carpertana

25 de diciembre de 2010, 1:58 Vir dijo...

Me ha matado lo de que Pekín Express es una "hermosa forma de mostrar al mundo cómo la gente ayuda a los demás sin pedir nada a cambio". No sé si voy a poder dormir por las noches...

En fin, no puedo estar más de acuerdo con la entrada de la tele-tribu. Of course es necesario asomar mediáticamente la cabeza antropológica, de hecho creo que sería la única manera de intentar compensar el estropicio que medios como la televisión han generado. Sin embargo, no sé si es porque me muevo en un círculo de relaciones sociales demasiado inmerso en la conformidad de las categorías y pautas culturales, pero considero que no va a ser fácil: anoche, en la cena de Nochebuena, alguien dijo "es que qué madre no mataría por su hijo". En ese momento giré la cabeza cual jinete del apocalipsis intentando adivinar si eso iba en serio o me habían lanzado un reto discursivo. El caso es que cuando quise explicar mi indignación (justificada o no) sobre dicha afirmación me fue casi imposible hacer entender a la gente que es parte de mi calidad de antropóloga (por lo menos yo lo veo así) considerar necesaria en ciertas ocasiones una deconstrucción sobre la utilización de expresiones culturales que constriñen y secuestran la posibilidad de las personas a emitir reflexiones personales y a que no se sientan necesariamente conformes con las categorías impuestas. Dejando de lado mis posibles pretensiones exageradas creo que si al nivel de las relaciones sociales se nos ignora discursivamente y se nos trata como locos academicistas no me quiero imaginar las caras de la gente escuchando a un antropólogo hablar de la tele-tribu.

Porque tele-tribu está muy lejos de ser un alimento cultural que contribuya a erradicar el etnocentrismo, sino más bien a alimentarlo, a hacer de todo lo que vemos un circo, una fachada comercial desde, como acertadamente dices, un "colonialismo deliberadamente miope y egocéntrico". Y escuchar que desde otro nivel discursivo se construye una crítica que desafía lo hasta ahora visto genera en la otra parte una pereza mental que termina derivando en un "qué más te da, si al fin y al cabo lo mejor que le ha podido pasar a esa tribu es que apareciéramos allí con nuestro tele-colonialismo y los culturizáramos, así que déjalo estar, limítate a ver la tele y a no pensar".

Bueno, no sé si he aportado algo, quizás tengo una visión demasiado exagerada, radical y pesimista de todo esto, pero en parte lo prefiero antes de conformarme con todo lo que nos intentan vender...

26 de diciembre de 2010, 4:40 Anónimo dijo...

Lamento hacer esta confesión, a estas alturas. No he visto nunca un programa de...(reality sow, ¿se escribe así?). Pero acabo de caer del guindo, esto tiene mas enjundia de lo que yo me hubiera podido imaginar. Los personajes haciendo interacciones sociales,...,y,...., las audiencias juzgando, los valores.

En fin una vá por la vida sin enterarse de lo que tiene al lado. Hoy he releido algunos blogs de Pekin Express, me ha parecido apasionante, intervenga quien intervenga........... . Pero los prejuicios culturales, te hacen posicionarte en tu cultura a favor de unas opciones y en contra de otras.
Yo hasta ahora me había encontrado relativamente cómoda entre los intelectuales "gafapasta",defensores de un laicismo positivista "científico", pero me habeis descubierto todo un universo paralelo, que moviliza y forma parte de mi propia cultura.

Tengo que pensar,...., y mucho, en todo esto.


La catarsis de Ana la de la Carpetana.

Publicar un comentario