Antropoturmix es una batidora multifunción mutante que viaja por la galaxia en misión parroquial, explorando ritos y creencias de otros mutantes
gracias por el pescado

Semana Contraintuitiva

¿Cómo que no te gusta la Semana Santa? La Semana Santa es la apoteosis contraintuitiva del Cristianismo!!

¿Sabías que hay un día en el año en que Dios está muerto? Si la idea de Dios es etnocéntrica e indiscutiblemente una idea contraintuitiva ¿qué te parece que Dios pase una noche en coma cerebral? ¡Es magnífico! Durante esta ausencia, las tradiciones populares ibéricas dictan que es el momento de hacer algunas cosas poco pías que no conviene hacer cuando Dios mira, como por ejemplo pasarse las instrucciones sobre el rito del mal de ojo. Ver esto es difícil, eso sí. Sólo un trabajo de campo con tiempo, paciencia, conocimiento de las gentes y mirada etnográfica de las buenas te permitirá apreciar que lo que ocurre en los callejones oscuros también pertenece a la Semana Santa...

No es aburrido. Es antropológico. Supongo que para la mayoría de los españoles las procesiones en general son, entre otras cosas, una forma ligeramente aburrida de que cierta parte de la sociedad se exhiba ante cierta otra parte de la sociedad en un contraste singular y verdaderamente único: unos desfilan con profusión de peletería, joyas, la ropa más cara del armario, etc. ... y otros con un asombroso e incómodo defecto de eso mismo... La communitas y la estructura desfilan por las calles como si tal cosa. Y en la medida en que la estructura es distinta en cada lugar de España (aunque la communitas no, es la misma, la del cristianismo, el illo tempore del Evangelio revivido miméticamente calle a calle, paso a paso...) pues sólo por el aspecto de la procesión en la foto puedes saber si es del norte, del sur, de las múltiples castillas, de pueblo o de ciudad... Aunque cada vez más y más los estilos sevillanos están siendo imitados en otros lugares...
La música semanasantera. Es única. Estremecedora. Angustiosa. Brutal.Y al que no se le abran las carnes con este sonido es que no tiene un circuito en su sitio. Os dejo aquí unas saetas. Un género bizarro y difícil donde los haya. Las que cantan profesionales tienen más calidad musical, si puede decirse así... pero las populares, las de la gente anónima son muy impresionantes si las llegas a escuchar en persona. Id a escuchar a esta gente.

Aquí una breve de un legionario. 

Aquí os dejo una que se escuchó en Madrid, en la Plaza de la Villa.



PROCESIONES de Madrid con todo detalle de itinerario, horario, etc. http://semanasanta.esmadrid.com/secciones/procesiones/.

4 Comentarios:

27 de marzo de 2010, 4:59 Anónimo dijo...

Sinceramente, las saetas me producen una vergüenza inexplicable, irracional (¡aunque el flamenco me encanta!). Pero la música que acompaña a los pasos, me hace sentir el ritmo, estremecerme, como si de una buena melodía de jazz se tratase. Y esta incomprensible manifestación corporal si que me preocupa. Aunque realmente..., creo que no hay tanta diferencia entre este estado y el que consigo en las clases de Djembe con un ritmo repetitivo. Dos contextos diferntes, una misma sensación (¿irracional o contraintuitiva?). Vanesa

6 de abril de 2010, 8:46 Mónica dijo...

hmmm... ayer me explicaron una serie de principios corporales de la devoción, entre los que se incluía el mirar hacia arriba y la postura de las manos... pensando lo que dices, creo que la racionalidad no es una categoría aplicable a la clasificación de sensaciones (o sea que tampoco sería irracional), y la contraintuiitividad en realidad es una cuestión propiamente cognitiva, o sea que lo mismo, no se aplica... tal vez el hecho de que los esquemas conceptuales no se apliquen lo convierta en algo precisamente excepcional y fácil de arrinconar con el resto de cosas inclasificables a las que gustan de llamar irracionales, aunque no lo sean... no hay hecho más irracional que la existencia de la propia racionalidad...

6 de abril de 2010, 13:47 Anónimo dijo...

Últimamente me preocupa mucho la relación entre una lectura política de la semana santa y una lectura antropológica. Por otro lado a mí también el cuerpo me pide comisaría, ya que aborrezco la semana santa y en concreto su música, pero no así la saeta, que me parece un palo muy difícil del flamenco... Carmen

19 de abril de 2010, 8:47 Mónica dijo...

uy, tienes que contarme por qué te preocupa esa non sancta relación, Carmela!!

Publicar un comentario